Apple ha tenido una estrategia maestra bajo la manga para impulsar las ventas de su iPhone. No es otra que la del dispositivo móvil haber sido fotografiado mientras las celebridades lo manipulaban.

En galas como el Oscar, el teléfono inteligente del gigante de Cupertino ha sido la herramienta predilecta de varias celebridades para capturar las populares selfies.

Además, símbolos sexuales como Kim Kardashian o Courtney Stoddenle han dado difusión masiva con las autofotos escandalosas que se tomaron con sus respectivos dispositivos.

Y es que con cada versión de iPhone, la compañía de la manzana se ha esforzado por mejorar notablemente la cámara. La del modelo 6S es una maravilla total: captura fotos nítidas con toque profesional gracias a los12 MP de su cámara trasera, 5MP de la frontal y Retina Flash , además permite grabar video en 4K y tomar Live Photos (fotografías con movimiento).

Dejar respuesta